sábado, febrero 02, 2008

DIABLA

Diabla
como quemas mis labios
que no dejan de temblar, arder
mientras recorren la geografia de tu cuerpo

Mientras
cruzan por rios envenenados
por valles arrazados por el fuego
y caen en todas tus celadas

Pero mis labios no se detienen
no conciben otra ambrosia que tu piel

No se detienen
no importa que les muestre sus heridas
o sus manos vacias

3 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

así de terca es la pasión


un beso

vestir la sombra dijo...

poesía erótica

metáforas que se imbrican con las espectativas de lo que se encuentra con lo que se espera

abrazo

Aramakao

Casa Roccocuchi dijo...

muy bien, me areció leer algo sobre un fondo rojo, ya lo averiguaré, gracias por la lectura